martes, 5 de febrero de 2019


RESTAURACIÓN PETIT ATLAS MARITIME (T.I)

A lo largo del mes de enero se ha finalizado en el Taller de Restauración de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla, el proceso de restauración del primer volumen de la obra

Petit Atlas maritime: recueil de cartes et plans des quatre parties du Monde en cinq volumes, editado por el ingeniero francés Nicolás Bellin en 1764.  

El volumen que ha sido objeto de tratamiento reúne 102 imágenes calcográficas que reproducen planos de América Septentrional e Islas Antillas. Presenta encuadernación rígida en piel color avellana con un sutil marmoleado en un tono más oscuro. Cada tapa presenta una bordura exterior de hilos gofrados. Sobre los restos del lomo decoración con motivos vegetales dorados en los entrenervios. Sobre el segundo y el tercero grabaron, en oro, el título y el tomo. Doble hilo dorado recorre los cantos de las tapas. 

El estado de conservación general era crítico. El volumen había sufrido un grave ataque de insectos que había afectado a texto y estructura de cosido. La piel presentaba lagunas de diferente entidad en ambas tapas y erosiones de diferente profundidad. Pero la zona más dañada era el lomo, donde se habían perdido los dos entrenervios inferiores y gran parte del resto.



El tratamiento realizado tras el desmontaje de la obra ha incluido las siguientes fases:

-  Fijación de los sellos de tampón de la Biblioteca. Cada plano presentaba como mínimo uno.

- Lavado y desacidificación de todo el bloque textual. En esta fase se desmontan las escartivanas originales muy dañadas por la acción de los insectos. 

- Restauración del soporte mediante reintegración mecánica. 



- Creación de nuevas escartivanas necesarias para el proceso de cosido.

- Realización de nuevo cosido sobre cinco nervios de cuerda e yute e hilo de lino

- Nuevo enlomado

- Restauración de la piel de la cubierta.

-Unión de las tapas originales con el cuerpo del libro.

-Montaje de nuevo lomo en piel y posterior reposicionamiento de los fragmentos originales que se habían salvado



El resultado final es muy satisfactorio ya que se recupera completamente la funcionalidad perdida pudiéndose devolver la obra a la consulta por parte de los usuarios


Yolanda Abad Méndez.

miércoles, 30 de enero de 2019

RESTAURACIÓN DE UN PLANO DE SEVILLA  DE 1891

El Taller de Restauración de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla, que lleva funcionando desde hace poco más de un año, acoge alumnos en prácticas del Grado de Restauración de Bienes Culturales, a quienes se encomienda la restauración de piezas bajo la supervisión de la dirección técnica del taller. 

En esta ocasión la pieza seleccionada ha sido un Plano de Sevilla de 1891, perteneciente al Fondo Antiguo de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla, son signatura A Cajón 05/03. Se trata del plano levantado por Antonio de Padura y Manuel de la Vega Campuzano, a escala 1:8.000. Una orla litográfica encierra el plano, con el escudo de Sevilla en la parte superior izquierda y, en la superior derecha y la inferior, observaciones y leyenda.

Como puede apreciarse en la primera imagen, el estado de conservación del plano presentaba series deficiencias, siendo la más grave la oxidación del soporte y su consiguiente fragilidad, que había provocado la división del planto en tres fragmentos, lo que dificultaba su comprensión. Por lo demás, todo el documento se veía afectado por suciedad superficial y gran cantidad de pliegues y roturas.

El tratamiento ha consistido en primer lugar en una limpieza superficial de manera manual en el anverso y el reverso de la obra. Finalizado este proceso se ha llevado a cabo la restauración del soporte uniendo todos los fragmentos. Se presta especial atención al escudo de la ciudad de Sevilla , que se había fragmentado, y a las partes con información gráfica.

Las pérdidas de soporte se han reintegrado de forma manual con papel japonés de apropiado gramaje, previamente teñido para conseguir el color lo más adecuado posible. De igual manera se han consolidado los desgarros y pliegues con tissue japonés de diversos gramajes.

El alisado de la obra se realiza mediante humidificación indirecta y posterior secado bajo peso moderado.

La restauración ha corrido a cargo de la alumna en prácticas, del Grado de Conservación y Restauración de Bienes Culturales de la Universidad de Sevilla, Lola Segalerva.

Yolanda Abad Méndez.











miércoles, 16 de enero de 2019


Ya está abierto el plazo de inscripción y de presentación de comunicaciones a las II Jornadas de Gestión del Patrimonio Bibliográfico, que se celebran los días 6 y 7 de junio de 2019 en la Universidad de Santiago de Compostela. Las Jornadas están organizadas por el Grupo de Trabajo de Patrimonio Bibliográfico de la Red Española de Bibliotecas Universitarias (REBIUN) y la propia Biblioteca de la Universidad de Santiago.




Dirigidas a bibliotecarios, archiveros, restauradores, documentalistas, investigadores, libreros, estudiantes y todo profesional interesado en la Gestión del Patrimonio Bibliográfico, constituyen una oportunidad para el debate y para la presentación de proyectos relacionados con la Gestión de las Colecciones Patrimoniales en Bibliotecas Históricas y de las Colecciones Especiales en Bibliotecas y/o Archivos.


Las comunicaciones se agruparán en dos secciones, una primera sobre Gestión de la Colección (Catalogación/RDA, Biblioteca Digital, Difusión, Adquisiciones, Valoración y Tasación y Bibliotecas históricas como apoyo al estudio, docencia e investigación), y la segunda sobre Conservación y restauración (Condiciones medioambientales, Edificios e instalaciones, Papel, Encuadernación, y  Manipulación de materiales).

La información sobre el evento (plazos de inscripción, normas para las comunicaciones, sede, etc.) se puede consultar en la página web de las Jornadas: https://usc.es/es/congresos/jgpb

Los interesados pueden enviar sus propuestas de comunicaciones antes del dia 28 de febrero a la siguiente dirección de correo electrónico: 

viernes, 19 de octubre de 2018

Incunables de la Biblioteca Pública Episcopal del Seminario de Barcelona


La Biblioteca Pública Episcopal del Seminario de Barcelona (BPEB) acaba de incorporar a la Memoria Digital de Cataluña (MDC) 20 de los 95 incunables que custodia. El período cronológico que abarcan estos incunables va del 1472 al 1502, y fueron impresos en diferentes ciudades europeas como Pavía, Basilea, Venecia, Boloña, Estrasburgo, Lión, Nápoles o Barcelona. 

En cuanto a las materias representadas, hay libros de filosofía, astronomía, botánica, geometría, poesía, ética, religión, sermones o sobre las Sagradas Escrituras. Algunos ejemplares son únicos o destacan por su rareza y por su singularidad. Quizás la pieza más interesante sea la edición veneciana, 1472, de Naturalis Historia, de Plinio el Viejo. Este incunable, que tiene abundante decoración de orlas y capitales miniadas, ha sido restaurado gracias al proyecto de apadrinamiento de libros mediante el micromecenazgo, que actualmente está impulsando la Biblioteca.

También destacan dos ediciones de obras de San Agustín (las Meditationes, de nuevo en edición veneciana, 1484, y De Civitate Dei, Basilea, 1489) y dos ediciones de la obra de Jean Gerson, ambas impresas en Estrasburgo en 1684 la primera y entre 1494 y 1502 la segunda.

Toda la colección se puede consultar en el portar la :

viernes, 7 de septiembre de 2018


Como todos los años, la Sección de Fondo Antiguo y Archivo Histórico de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla organiza visitas guiadas en las que se muestran algunos ejemplares importantes de la colección, proponiendo a los visitantes un recorrido paralelo por la historia del libro --enseñamos códices medievales, incunables, mapas antiguos, libros ilustrados y otros que ayudan a conocer la evolución de la imprenta entre los siglos XV y XVIII--, y por la historia de la propia biblioteca.

La visita, de una hora de duración, se hace los miércoles a las 10'00 de la mañana, previa solicitud en el Portal de la Biblioteca de la Universidad de Sevilla.





viernes, 13 de julio de 2018

Colección de grabados

Colección de grabados

En algunas páginas está escrito el nombre Joaquín Serrano, acompañado de pequeños garabatos de animales y partes del cuerpo humano que delatan el pobre talento artístico del propietario del libro. Un desconocido Joaquín carente de talento pero con un gusto exquisito. Nadie que no cultivara una afición real por el arte tendría en su colección esta obra de obras. Grabados que, de autor tan desconocido como el dueño, llaman a ser contemplados en cada detalle, retándonos a descifrar sus misterios.

Los veinticinco grabados calcográficos que componen el cuaderno corresponden a diseños de arquitecturas efímeras, retablos y fuentes, entre la estética tardomanierista y el estilo barroco, que mezclan iconografía pagana y cristiana. Repletos de detalles hasta rozar el horror vaqui, las estructuras parecen moverse con el ajetreo de criaturas y motivos curvos que las cubren. Cada uno con un significado propio que añadir al conjunto. Como si de emblemas se tratara. Desafiando la cultura visual del espectador. Equiparándonos al hombre moderno y su gusto por la imagen, la poesía y la literatura en forma de alegoría. Maravillándonos. ¿Seremos capaces de desentrañar algunos de sus secretos?

Entre todos los grabados destaca el grupo perteneciente al diseño de una fuente monumental dedicada a los elementos: agua, tierra y aire. De dos pisos, está presidida en lo alto por Neptuno de pie sobre una tortuga, flanqueado por tritones y delfines. Justo debajo, en el primer nivel, la alegoría del gua, representada por Océano rodeado de criaturas y aves marinas. A la izquierda, la Tierra, como una mujer rodeada de mamíferos: ciervos, cabras, un puerco espín, un mono. Y la derecha, el Viento, como una mujer con una gaita y alas en la cabeza, que cabalga sobre un águila que acciona un fuelle con una pata mientras con la otra se apoya en un orbe. Rodeándolos, todo un catálogo de aves de todas clases. El conjunto, perfecto para este tipo arquitectónico, habla de las propiedades y riqueza del agua, a la vez que simboliza el poder sobre mares y océanos o, lo que es lo mismo, el dominio político y económico del mundo: del agua, de la tierra y del aire que las envuelve.


Junto a los motivos paganos que dominan la mayor parte de los grabados, encontramos algunos de tema religioso, como es este Cristo de la Sangre, cuya iconografía deriva del culto a la sangre de Cristo que tuvo lugar entre los siglos XVII y XVIII a través de la interpretación de los escritos de San Buenaventura. De ahí surgieron iconografías como la del lagar místico, la prensa mística, el Cristo Varón de Dolores, o está que nos ocupa, donde vemos como tres ángeles recogen en copas la sangre derramada de las llagas de Cristo. Son muchos los ejemplos que podemos encontrar de este modelo iconográfico: El Greco, Hieronymus Wierix, Mateo Guerrero el Jovén o Nicolas de Bussy son algunos de los artistas que lo han tratado. Difícil incómodo, e incluso explícitamente violento, pero lleno de simbolismo cristiano, el de una época y un contexto que no podemos obviar.


Ahora te toca a ti seguir investigando... ¿Cuántos serás capaz de interpretar?

miércoles, 4 de julio de 2018

Carlos III y la reforma de la moneda de vellón


El 1 de enero de 2002 el euro se instalaba en nuestro país. La moneda que había convivido con los españoles durante 133 años pasaba a mejor vida. Tras dos meses de convivencia compartida, el 1 de marzo cedió al corona a su sucesor. La peseta fue retirada de la circulación. Las últimas monedas serían depositadas en el Banco de España para su extinción total. Se acababa una época: la de los cordones repletos de monedas de agujeritos y las tiendas de veinte duros. Y se iniciaba una nueva etapa en la economía española: llena de dudas, retos y calculadoras. Echando la vista atrás, el cambio era necesario. Mirando hacia delante, es todo un honor y un privilegio haber sido testigo viviente de un hito histórico de tal magnitud. Cerrando los ojos, no se puede evitar cierta nostalgia. Aun hoy, al tropezar con una de esas calderillas enterradas cual material arqueológico, se despierta una sonrisa, una emoción que no tiene precio.

Como la peseta, otras muchas monedas han muerto ha lo largo de la historia. En ocasiones, tras un proceso tan ambicioso y pionero como el del euro. Es el caso del vellón, retirado por Carlos III en los primeros años de la década de 1770. Por entonces, el exceso de moneda de vellón empezaba a contrariar a los comerciantes. Su cotización tendía a la baja y el desgaste por el uso era tal que algunas monedas eran irreconocibles. Era necesario, además, acuñar moneda por valor de un maravedí con el fin de realizar los cambios de forma efectiva. La reforma era inevitable.


La solución no tardó en hacerse efectiva. Bandos como este de la Real Pragmática del 5 de mayo de 1772 llegaron a todas las provincias. En un plazo de seis años se retiraría la totalidad de la antigua moneda de vellón circulante. Las opciones eran dos: mediante el cambio por su valor real -evitando de este modo la desventaja de los particulares ante el cambio por el valor del material- y mediante los pagos a Hacienda, quedando la moneda en posesión del Estado. Las ganancias fueron más que aceptables.

La nueva moneda fue acuñada en la Real Casa de la Moneda de Segovia, primera en pertenecer directamente a la Corona y primera mecanizada de España. Siempre en vanguardia, realizaba por estos años el cambio del rodillo hidráulico por la prensa volante, sistema traído desde Francia por los Borbones, con el que el proceso de acuñación se aceleraba de forma considerable. De esta forma, la transición de una moneda a otra fue mucho más ágil y efectivo, y Carlos III se apuntaba un tanto, y unos cuantos millones de monedas contantes y sonantes.