martes, 12 de abril de 2016

El "Itinerario" de Jan Huygen van Linschoten

Jan Huyghen van Linschoten fue un comerciante protestante neerlandés, marino, viajero e historiador. Es conocido por que se le atribuye la copia de los muy secretos mapas náuticos portugueses, permitiendo así que el paso a las elusivas Indias Orientales quedara abierto a los ingleses y neerlandeses. Esto permitió a la Compañía Británica de las Indias Orientales (British East India Company) y a la neerlandesa Compañía Holandesa de las Indias Orientales (Vereenigde Oostindische Compagnie, VOC) romper el monopolio disfrutado por los portugueses en el comercio con las Indias Orientales en el siglo XVI.

Nació en Haarlem en torno a 1563. Se marchó a España en diciembre de 1576, para estar con su hermano Willem en Sevilla, permaneciendo en España hasta 1580. 

Amstelredam: Cornelis Claesz, 1595-1596.

Se trata de un raro y curioso libro que describe en él los exóticos y apartados lugares que había conocido en sus muchas expediciones.

La primera que emprendió fue a las tierras portuguesas de Asia acompañando a Fonseca, obispo de Goa, y después participaría en varias más, como las holandesas comandadas por Willem Barents en la búsqueda de un paso más corto hacia el Oriente por el Norte.

La obra se halla dividida en tres partes con portada y paginación propias. En las 1ª y 3ª, fechadas en 1596, se trata de las posesiones portuguesas en las Indias orientales y, en menor grado, occidentales. En la 2ª, de 1595, entre otras tierras extrañas se describen también algunas de las colonias españolas en Centroamérica.

Muy interesantes y de gran valor antropológico son los bellos grabados, a toda plana y con pie explicativo, que ilustran la primera parte, firmados por Joannes a Doetechum. Flora, fauna, edificaciones, ritos, costumbres... se representan espléndidamente.

En la Biblioteca General existe también ejemplar de la edición latina de esta obra (Hagae-Comitis Alberti Henrici, 1599 ) con la signatura R.35.2.9, que contiene las partes 1ª y 3ª y carece de los grabados.


Puede ver directamente los grabados en blanco y negro en nuestro Portal de Fondos Digitales o una nueva versión de los mismos digitalizada en color en nuestra página de Flickr





(Tomado de: Rocío Caracuel Moyano y Aurora Domínguez. Un tesoro en la Universidad de Sevilla: incunables y obras de los siglos XVI y XVII: Exposición. Sevilla: Secretariado de Publicaciones de la Universidad, 1993).

Wikipedia : Jan Huygen van Linschoten

miércoles, 6 de abril de 2016

FRANCISCO PACHECO

Sevilla: por Simon Faxardo, 1649


Aprovechando la exposición inaugurada el  16 de marzo hasta el domingo 12 de junio sobre “Francisco Pacheco. Teórico, artista y maestro” en el Museo de Bellas Artes, invitamos a consultar  la edición impresa, también en Sevilla, por Simón Fajardo en 1649, disponible en el FondoAntiguo




El pintor Francisco Pérez del Río, que adoptó el apellido Pacheco por su tío canónigo de la catedral,  nació en Sanlúcar de Barrameda 1564 y murió en Sevilla en 1644, ha pasado a la historia por sus tratados teóricos y por ser el maestro y suegro de Velázquez. Junto a su labor pictórica destacó también por su prestigio como ideólogo, su empeño por difundir y poner en práctica el pensamiento artístico de su época, constituye en el presente un útil compendio para tratar de entender la ideología vigente en la época en que le correspondió vivir.

Persona docta en teoría pictórica y también erudita y conocedora de reglas, normas y cánones comenzó a redactar un tratado artístico que tituló Arte de la pintura, sin embargo en 1633 apareció en Madrid, la obra titulada Diálogos de la pintura del pintor Vicente Carducho, en el que muchas de las ideas de Pacheco aparecían ya sugeridas. 

Su obra la concluyo en 1641 pero Pacheco no la llegó a conocer impresa. Ésta se articula en tres libros. El primero se extiende sobre la antigüedad de la pintura y defiende la superioridad de ésta sobre la escultura. El segundo libro compendia las teorías del Renacimiento italiano. En el tercero y último  el autor desarrolla sus teorías sobre la forma de llevar a la práctica el ejercicio de la pintura y la iconografía con que se debe representar los temas religiosos.

Otra obra de Francisco Pacheco que se puede consultar en la biblioteca es el Libro de descripción de verdaderos retratos, obra que inició en 1599 y que consiste en una colección de retratos de los principales personajes de su época, entre los que se encuentran eclesiásticos, poetas, escritores y artistas acompañados todos de extensas noticias biográficas, y que se considera como una importante aportación a la historia del dibujo español. 
   
 












 No se conoce ningún intento de llegar a publicar esta obra en vida, quizás por la dificultad de encontrar un buen grabador que realizase las planchas que reprodujeran los retratos. A la muerte del artista el libro estaba aún en su poder y en su testamento el propio pintor indicó que se vendiese al mejor postor pero que no se dividiese entre varios compradores, en algún momento el libro se fragmento y sólo han llegado hasta el presente 64 de los 160 dibujos, con los comentarios que el artista llegó a realizar. 

Se conservan dos ejemplares de esta obra, uno en la biblioteca de la Facultad de Derecho y otro en la Biblioteca de Humanidades y de la General Antonio Machado y Núñez 

(Tomado de: Francisco Pacheco: 350 aniversario de su muerte: exposición. Sevilla: Caja San Fernando, 1994)

miércoles, 23 de marzo de 2016

HERMANDAD DE LA CARIDAD

Regla de la muy humilde Hermandad de la Ospitalidad de la S. Caridad de Nuestro Señor Jesu Christo; sita en su casa, y hospital del Señor San Jorge de la ciudad de Sevilla.
Sevilla: Juan Cabeças, 1675.


 Se trata de la Regla hecha por el Hermano Mayor de la Hermandad Don Miguel de Mañara. Las anteriores fueron aprobadas en 1578 y 1661. Esta tuvo por objeto básicamente reglamentar los asuntos referentes a su 'Hospital y Hospicio en los que por aquellos años, y bajo el gran impulso de Mañara, se había centrado casi en exclusiva la atención de los hermanos, como ha venido sucediendo hasta hoy.



Aunque fue acordado que para la redacción de la nueva regla Don Miguel de Mañara contase con la ayuda del Alcalde antiguo de la Hermandad, Don José de Veitia Linaje, entonces Tesorero y Juez Oficial de la Casa de la Contratación de Sevilla, éste apenas si interfirió en su tarea, según indica Jesús M. Granero (Don Miguel Mañara Leca y Colona y Vicentelo (Un caballero sevillano del siglo XVII). Estudio biográfico. Sevilla, Artes Gráficas Salesianas, 1961, p. 536).

Muy rápidos fueron los trámites seguidos para la impresión de la nueva Regla, pues se solicitó al Cabildo su aprobación el 27 de septiembre de 1575, y fue concedida por el Provisor y Vicario General Don Gregorio Bastán y Aróstegui el 4 de octubre. Tras varias hojas en las que se recogen el fundamento de la Regla, las causas de su renovación y un índice, comienzan los estatutos propiamente dichos. Tras ellos se hallan las gracias e indulgencias concedidas por diferentes pontífices a los miembros de la Hermandad. El padre Granero haciendo un análisis comparativo de ésta con la anterior regla de 1661, señala un aspecto muy significativo del espíritu que la animó y que figura ya en el mismo título; ahora muy humilde se añade al nombre de la Hermandad, denotando claramente la orientación que Mañara quería dar a todas sus obras.

Biblioteca de la Universidad de Sevilla  A 180/71

(Tomado de: Rocío Caracuel Moyano y Aurora Domínguez. Un tesoro en la Universidad de Sevilla: incunables y obras de los siglos XVI y XVII: Exposición 1993)

lunes, 7 de marzo de 2016

Un nuevo documento sobre la dramaturga y poetisa Feliciana Enríquez de Guzmán (1569-1644)

Por Piedad Bolaños Donoso

La excelente labor de digitalización de documentos antiguos llevada a cabo en la Biblioteca de la Universidad de Sevilla está permitiendo dar a conocer a los investigadores documentos que en su día ‘dudábamos’ que se hubieran consultado. En este caso concreto me refiero a los expedientes matrimoniales de doña Feliciana Enríquez de Guzmán [1] que, buscados en su momento, no conseguí localizar. Los había consultado Santiago Montoto de Sedas [2] que dijo haberlos encontrados en el Archivo del Palacio Arzobispal de Sevilla. Hoy se pueden consultar en la Biblioteca de la Universidad de Sevilla, donde se custodian con la signatura A Mont. Ms. C28/3.



Durante la revisión de los archivos personales de Luis y Santiago Montoto, cedidos junto a la biblioteca por sus familiares a la Universidad de Sevilla en 1983, se han encontrado los dos expedientes de matrimonio que llevó a cabo doña Feliciana: el primero con don Cristóbal Ponce de Solís, en 1616; el segundo con don Francisco León Garavito, en 1619. 

Don Cristóbal era viudo de un primer matrimonio -Mencía de Padilla- que no duró más de 21 meses, aproximadamente. De eso ya habían transcurrido unos 15 años. Los dos testigos que presentó don Cristóbal –don Juan de Oña Pertiguero, de 37 años de edad y doña Guiomar Biedma y Solís, de 34- no eran sino su hermana y su cuñado, hecho que silencia astutamente. Don Cristóbal declara tener 42 años por lo que la fecha de nacimiento hubo de estar en torno a 1574/1575. Este dato nos lleva a deducir que era unos cinco años más joven que su futura esposa. Su anterior esposa -Mencía de Padilla- había muerto de “landre”[3] según dice su propio esposo y ratifican los testigos, hecho que pudo ser la razón por la que el monasterio de Santa Isabel rechazara acogerla en su iglesia y tuvieran que enterrarla en Santa Marina. Doña Feliciana presentó por testigos a Cecilia de Ayala e Isabel Hernández, probablemente vecinas de toda la vida y que podían dar fe de lo que exigía este tipo de actos: no tener impedimento alguno para contraer matrimonio. Cuando tiene que decir la edad doña Feliciana se ampara en la socorrida fórmula de ‘mayor de 25 años’: ¡y tanto! tenía ya 47 años. El 4 de junio se les concede autorización para que se celebre el casamiento.

El segundo expediente matrimonial se inicia el 5 de septiembre de 1619. Hasta el 27 del mismo mes y año no se toma declaración a los contrayentes y testigos. Por parte de don Francisco León Garavito se presenta  a Francisco Bayona, clérigo de menores, y a Juan Barrasa, que vive en la collación de San Esteban. Por parte de doña Feliciana declaran Francisca Segura y Juana de Porras, mujeres que años atrás estuvieron en su casa, a su servicio. Se les otorga la licencia para contraer matrimonio el 2 de octubre de 1619; lo hicieron efectivo el 9 de ese mismo mes y año. Los contrayentes sí indican exactamente los años que tienen: él cuenta con 51 y doña Feliciana, con 50.

Con estos documentos no se han localizado las partidas de bautismo de los contrayentes, como era lo habitual.

Piedad Bolaños Donoso




[1] Piedad Bolaños Donoso, Doña Feliciana Enríquez de Guzmán. Crónica de un fracaso vital (1569-1644). Sevilla, Secretariado de Publicaciones. Universidad de Sevilla, 2012, pp. 374.
[2] Doña Feliciana Enríquez de Guzmán. Estudio leído en la Real Academia Sevillana de Buenas Letras el día 4 de diciembre de 1914. Sevilla, Imp. de la Diputación Provincial, 1915.
[3] “Especie de seca ò tumor de la hechura y tamaño de una bellota que se hace en los sobacos y en las ingles: y suele mui de ordinario dar esta enfermedad en la garganta, y ahogar con brevedad al paciente” (Diccionario de Autoridades, RAE, Ed. facsímil, Madrid, Gredos, 1990).http://fondosdigitales.us.es/fondos/libros/9295/

jueves, 3 de marzo de 2016

Biblioteca Virtual de la Filología Española

El objetivo de la Biblioteca Virtual de la Filología Española es poner a disposición de los usuarios un medio fácil y único para acceder a nuestras obras del pasado que se pueden encontrar digitalizadas en la red, aunque dispersas en multitud de lugares diferentes, y cuya consulta es libre y gratuita.

El contenido se divide en varias secciones:
 - Diccionarios y todo tipo de obras lexicográficas
-  Gramáticas y libros de historia de la lengua
-  Ortografías, tratados de ortología, etc.
-  Diálogos, coloquios, frases, conversaciones, etc.

También se añade una breve ficha para cada uno de los autores en la que se contiene un breve  perfil biográfico con comentarios sobre su obra, la enumeración de los títulos de su producción en relación con la lengua española (estén o no en la BVFE), y la bibliografía fundamental sobre el autor y su obra.

La BVFE sigue el modelo de la Biblioteca Histórica de la Filología Castellana del Conde de la Vizaña y en ella se recogen ejemplares digitalizados de más de doscientas biblioteca virtuales de todo el mundo, así como del repositorio de obras digitalizadas de Google Books, HathiTrust, Internet Archive, Europeana...

Todos estos contenidos se seleccionan cuidadosamente a fin de que sirvan como recursos para especialistas, estudiosos de la historia de la lengua o para quienes simplemente deseen satisfacer su curiosidad.

A día de hoy la BVFE cuenta con cerca de 9000 registros, de los que cerca de 4000 corresponden a diccionarios.

En esta recopilación de recursos se encuentran referenciadas con acceso a la obra completa, muchas obras filológicas de nuestro Portal de Fondos Digitalizados como por ejemplo el Vocabulario del humanista de Juan Lorenzo Palmireno (1529), los Refranes o proverbios en romance...de Juan de Mal Lara (1621) o el Diálogo ortográfico de Antonio Balbina Lozano (1700)



Fuente:
http://www.bvfe.es/presentacion-de-la-bvfe.html

martes, 23 de febrero de 2016

La mujer juzgada

     Acabamos de publicar en nuestra página de Flickr una bella exposición virtual de retratos femeninos extraídos de la obra: “La femme jugée par les grands écrivains des deux sexes ou La femme devant Dieu, devant la nature, devant la loi et devant la société / par MM. Bescherelle Ainé et L.-J. Larcher . - Paris : Simon èditeur,  1846”



Existe una edición posterior en español que podemos encontrar en formato pdf digitalizada por la Biblioteca de Tamaulipas en México. (También puede descargar  la edición francesa en formato pdf   desde nuestro  Portal de Fondos Digitales). Publicada por Garnier en Paris en 1893 fue traducida al español por Enrique Pastor y Bedoya Si bien la edición traducida presenta el mismo texto que la edición francesa  la colección de grabados tiene un tono completamente diferente.  Mientras que los grabados de J. Thomson, W.H. Mote, H.T. Ryall presentes en nuestra edición  tienen un carácter más elegante y cándido,  la colección de grabados de la ed.  de 1893 realizados por Staal tienen un tono más erótico en su conjunto.


Podríamos enmarcar esta obra dentro de aquellas que durante la segunda mitad del siglo XIX muestran  una gran preocupación por medir y clasificar las diferencias entre los distintos seres humanos, incluyendo en este caso las diferencias entre hombre y mujer. 
Rescatamos un párrafo de la edición en español y la equivalente página en francés de nuestra edición para acercar al posible lector al tono general de la obra: 


“UNA PALABRA

Si entre los autores que han escrito acerca de ella, sobre todo  entre los poetas, ha habido algunos que han quemado unos granos de incienso en sus altares ponderando su belleza, en cambio, ¿cuántos otros no  han agotado contra ellas la sátira más mordaz y  acerada en su mayor refinamiento?


Oíd la opinión de aquel que definía la  mujer diciendo  que era una criatura que sólo se ocupa de charlar, de  vestirse y de desnudarse, y la no menos peregrina del  canciller del Parlamento Maupéou, que suponiendo que el sexo, la educación y los órganos de la mujer se  lo vedan, afirma que son, poco más poco menos, tan  negadas como un ganso; ¡como si los gansos no hubieran  tenido el mérito de haber salvado al Capitolio!

¿ Y qué diremos del duque de Vurtemberg, que respondió á la suya, al oírla hacer algunas observaciones acerca de la guerra que iba á emprender contra Suecia? Me he casado para que mi mujer me dé hijos y no consejos, respuesta tan digna como la de Juan V de Bretaña, que tenía la idea  de que una mujer era todo lo sabia que necesitaba ser si distinguía en una camisa el puño de la manga.

Pero estas opiniones singulares de notables individualidades  quedan eclipsadas por la que sustentan en el concilio de Macón insignes varones.
 Mirad reunidos en una inmensa sala, resplandeciente de vivísima luz, doscientos o trescientos prelados y sacerdotes  del alto clero con sus mitras, sus cayados pastorales y sus vestiduras galoneadas y empenachadas.
Discuten acaloradamente, y por el calor de la discusión es fácil colegir que se trata de un asunto importante. ¿ Cuál es éste? ¿Se  trata por ventura de la traslación de la Silla Pontificia, ó de salvar  la Iglesia que se halla en peligro?
No; ¡se trata pura y simplemente de saber si las mujeres pueden y deben ser clasificadas como criaturas humanas!
¿Es posible imaginar siquiera que hubiera de perder su tiempo en semejantes fruslerías una reunión de hombres graves, eminentes  prelados y jóvenes y perfumados sacerdotes que cuidan, cuando dan una limosna, de depositar la ofrenda en la mano de la más  hermosa y no de la más anciana?
No una, sino varias sesiones se invierten en discutir el punto en cuestión, y a pesar del fogoso ardor con que se debate el tema, la discusión más retrocede que adelanta. Los placeres se encuentran divididos, pero los defensores del bello sexo triunfan, y por galantería,  sin duda, los reverendos obispos se dignan decidir ... que la compañera de1 hombre forma parte del género humano”.





miércoles, 3 de febrero de 2016

CERL - Interoperability of provenance records and images, Salamanca University, 15 March 2016

El próximo 15 de marzo de 2016 se celebra en la Universidad de Salamanca un Seminario conjunto de REBIUN y el Consorcio de Bibliotecas Europeas de Investigación (CERL).

En el Seminario se presentan varias ponencias sobre los proyectos desarrollados por diferentes bibliotecas universitarias españolas en el campo de las procedencias.